HORRIPILANTE ESCENA EN VIVO POR TELEVISION

4 Aug

 HORRIPILANTE ESCENA EN VIVO POR TELEVISION

Me Encontre esta historia mientras estaba leyendo acerca de YHVH SHAMMA, que significa “El SENOR esta ahí.”

Esta es una historia verdadera que ejemplifica visualmente a “El SENOR esta ahí.”

NOTA: El siguiente aticulo fue extraido del libro “Orando los Nombres de Dios” Ann Spangler.

Genelle Guzman –McMillan tiene una historia que es paralizante porque ella sobrevivió problemas que el resto de nosotros solo hemos visto en pesadillas. Ella es la ultima sobreviviente de el ataque del 11 de Septiembre en World Trade Center.

Genelle es una sencilla mujer quien recuerda lo que paso en terrible detalle. Empleada por el Port Authority de New York, ella arribo un poquito después de las 8 a.m. en Septiembre 11 y se subió al elevador para ir a su trabajo en el piso sesenta y cuatro de la torre norte.  Pensando que era seguro quedarse ahí, Genelle no intento dejar el edificio hasta que el segundo avión se estrello.  Corriendo hacia el piso cincuenta y uno volando sobre las escalera en zapatos de tacon alto, se detuvo por un momento en el piso trece. Mientras se agachaba para quitarse los zapatos , la torre norte se colapso encima de ella.

Como otros tantos millones, Yo mire la horripilante escena en vivo por la televisión, convencida de que nadie habia sobrevivido el colapso de la segunda torre.

Esto es lo que le paso a Genelle cuando todo el infierno se solto.

Ciento diez pisos se desvanecieron alrededor de nosotros. Yo sabia que habia sido sepultada viva. El ruido era derrotante.

Cuando desperté me dije a mi misma tengo que hacer algo. ¿Pero que podía hacer? “Dios tienes que ayudarme!”  Yo ore. “Tienes que ensenarme algo, muéstrame un milagro, dame una segunda oportunidad.  Por favor salva mi vida!” Mis ojos estaban tan emplastados de tizne que no me salian las lagrimas, pero yo lo sentí en mi corazón.  Yo estaba hablando con Dios como si el estuviera ahí a un lado de mi. Yo le dije que estaba dispuesta a vivir mi vida de la manera correcta. “Senor, solamente dame una segunda oportunidad, y te prometo que hare tus obras.”…

Al siguiente dia, escuche un sonido como el de un camión dando marcha hacia atrás. Pedi auxilio, pero no hubo respuesta…Finalmente alguien grito: “Hola, ¿esta alguien ahí?” “Si, ayúdenme! Mi nombre es Ginelle, Y estoy en el piso numero trece”, dije sin darme cuenta como sonaba la información acerca de donde me encontraba , saliendo de un monton de escombros…

Yo podía ver un poquito de la luz del dia entrando por una cuarteadura, asi que meti mi mano por ahí…me estire tanto como pude, y esta vez alguien me agarro. Genelle, Te tengo! Vas a estar bien. Mi nombre es Paul. Y no te soltare hasta que salgas de ahí.”

Genelle habia orado al Dios que ella habia ignorado por casi toda su vida, y El habia estado ahí para ella. Despues de veintisiete  horas ella habia sido sacada de los escombros y después estuvo en el hospital por cinco semanas recuperándose. Ella trato de localizar a Paul, el hombre quien sostuvo su mano hasta que fue rescatada.  Despues cuando ella pregunto por el, los rescatistas le dijeron: “No tenemos a nadie con el nombre de Paul en nuestro equipo…nadie te sostenía la mano cuando te sacamos de los escombros.”

Genelle sintió absoluta calma cuando Paul sostenía su mano. Ella creyo su repetida frase de que ayuda estaba por llegar y que ella estaría bien. A pesar de el hecho de que su historia ha sido dicha en el libro de Jim Cymbala Breakthrough prayer, en Oprha y CNN, y en Guideposts y Time magazines, Nadie con el nombre de Paul se ha presentado para tomar crédito por su rescate.  Pero Genelle sabe que Paul estaba ahí.  El era como un angel de la presencia de Dios. Asegurandole que todo estaría bien.

Una hora después de que Genelle habia clamado por ayuda. Tomo mas de un dia para que el equipo de rescate la localizara pero solo un instante para que Dios apuntara su hubicacion.  Cuando el psiquiatra, la entrevisto en el hospital para probar  los síntomas de estress postraumática, Genelle le dijo que Dios era su psiquiatra.  “Despues de todo, Dios estaba ahí cuando lo necesite. El me aseguro que seria encontrada.  El me dio fortaleza y me dio una nueva vida.”

Como tantos otros, Genelle conoce el poder salvador de El que se revelo a ella como YHVH SHAMMA, el Senor quien esta aquí.

NOTA: No te pierdas esta pagina mañana con mas inspiración marital.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: